El panorama de los antivirus ha pasado de ser un mercado persa en el que te vendían soluciones por parches a soluciones todo en uno que solventan la mayoría de los problemas de segudad informática actuales. ESET, Sophos, AVAST, Panda, McAfee, AVG, etc, etc. siglas que la mayoría de los usuarios han probado para no depender del exiguo Microsoft Defender o el extinto Microsoft Essentials que prometían mucho y no consiguieron triunfar salvo que la solución viniese preinstalada con el sistema operativo.

En el otro extremo de Windows estaban los usuarios de Unix, a los que el catálogo de posibilidades se le planteaba bastante más exiguo, pero con el omnipresente CLAMAV como unica alternativa real. Sophos Unix y McAfee concentraban el segmento empresarial de  pago como alternativas muy apreciadas por los SysAdmin de servidores y estaciones de trabajo.

Pero desde que Cisco decidió arriesgarse a entrar en el segmento del software en vez de solo el hardware, la situación ha mejorado bastante. Immunet es esa solución gratuita que integra en una única aplicación para Windows una suite bastante decente con CLAMAV como antivirus comunitario y una interfaz simple pero efectiva, que facilita la vida al usuario.  Anteriormente Clamav para Windows dejaba mucho que desear no solo porque el gui (interfaz gráfica) de dicha aplicación era absolutamente un fiasco tanto en Windows como en Unix.

Y es que cada vez se hace más fácil integrar dos sistemas operativos en una única instalación, sin máquinas virtuales, ni dificiles operativas ya que tanto Windows 10 como Windows 11, permiten integrar Linux através de WSL /WSLG y ello permite una permeabilidad de aplicaciones que mantienen el sistema de seguridad en una única plataforma sin depender de licencias o almacenamiento propio para usarse. Lo que esta dejando cada vez más obsoleta la formula de iOS de tener un sistema operativo para un ecosistema aislado y exclusivo, que no tiene relación con nada ni con nadie.

A pesar de que Windows 11, comenzó con unos augurios bastante sombrios debido a la exigencia de la implementación del TPM 2.0, las nuevas builds permiten obviar dicho requisito primordial por chips TPM de versión 1.0 o 1.4 dando una capa de seguridad extra de la que carecía Windows 10, pero sin la exigencia de tener que comprar una maquina nueva. Y es que las estadisticas de implementación de Windows 11 hicieron que Microsoft se plantease si se habían pasado en esta ocasión ya con un mercado muy maduro, que permite elegir sistemas operativos muy válidos para muchos cometidos sin necesidad de comprar nuevas máquinas de tope de gama. Y sin duda si el mercado domestico le estaba dando un disgusto a Microsoft, el mercado empresarial lo estaba asfixiando pues las cifras de implementación en las empresas no dejaba en buen lugar la política de los de Redmon, de publicar sistemas operativos con ciclos de vida tan cortos.

Por .

Creative Commons License
Except where otherwise noted, the content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.