Desde las Asociaciones Profesionales que hemos consultado existe un amplio malestar por lo que consideran una vulneración del espíritu con el que nació el Consejo de Personal, dicha sensación de que el trabajo o los trabajos que se van a desarrollar en dicho organismo no van a servir para nada. Y desde ese espíritu derrotista ya instalado en las Asociaciones Profesionales, solo queda preguntarse, de que le sirve al Ministerio de Defensa este organismo si las opiniones de aquellos que van a ser administrados por las legislaciones que se debatan en el Consejo, no se estiman las propuestas de éstas.

Como quiera que fuese la sensación instalada desde las asociaciones militares ajenas al movimiento profesional e integradas por ex-militares retirados o en la reserva de que este organismo no serviría absolutamente para nada, parece estar dándoles el tiempo la razón, y de ese desencanto solo puede salir beneficiada la frustración y las vías de escape legales, que embarullan mediante contenciosos-administrativos las que podrían ser decisiones y normas consensuadas, que dotasen de utilidad al ente y a las asociaciones que lo conforman. En caso contrario mucho nos tememos, la salida que les quede a todas las asociaciones profesionales o no sea la de recurrir al conflicto legal y laboral en medios de comunicación y en las calles, en una vuelta de tuerca a los derechos constitucionales de los militares.

Sin importar ya lo que ha pasado en el el año 2012 y su primera reunión calificada por el Ministerio de Defensa como un triunfo y por las Asociaciones Profesionales asistentes como un autentico fracaso, lo que parece que se nos viene encima es un año cargado de mermas sociales en cuanto a derechos, por la aprobación de normas restrictivas como la del Régimen Disciplinario de las FAS, la reforma de la Ley de la Carrera Militar, los Patronatos de Huérfanos, bajas médicas, horarios, destinos, etc., etc. en un viraje sin parangón hacia tiempos ya pasados de merma de derechos constitucionales en aras a la Defensa de la Patria (de unos pocos) y a los intereses asimismo de una minoría privilegiada, que contempla con temor que una ley aperturista como la L.O. 9/2011 podría acabar con muchos de sus derechos adquiridos.

Antecedentes como la sanción a Jorge Bravo, Presidente de AUME, por expresar públicamente sus reservas hacia unos fastos desmedidos no acordes a las penurias económicas actuales y la actitud del Ministro de Defensa de cierre a cualquier contenido aperturista, hace presagiar una legislatura complicada, que podría obligar a los militares a tomar partido por opciones políticas más acordes a sus intereses profesionales obviando los intereses de la minoría privilegiada, en caso de descontento profesional sin duda una opción política propia de salvaguarda de intereses profesionales frente a intereses comunes podría fraguarse en el seno de las asociaciones profesionales y militares en vista del descontento general que está obteniendo las políticas restrictivas de este Ministro de las empresas de armamento, que ha dado carta blanca a los EEMM y jefes para acotar y acallar las criticas internas a su gestión.

Marcos de la Cuadra Ramos

Director EDM|Diario Militar

Por .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Creative Commons License
Except where otherwise noted, the content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.